lunes, abril 07, 2008

Nuestro viaje a Pucón

Fuimos a Pucón por el matrimonio de nuestros queridos amigos Guillermo y Daniela y me pasaron muchas cosas.
En un principio todo salía mal. No sabíamos si nos ibamos en auto, en bus y totalmente descartado el avión. Todo el viaje significaba una logística, incluso si llevábamos al enano o no.
Como todo en esta vida, finalmente salieron las cosas y nos fuimos en avión. Decidimos que el enano debía ir y así conocer los aviones, que tanto ama y relata en sus historias.
La idea era llegar a la casa de una amiga mía -la que conocí en el jardín Waldorf de enano- y así ahorrar la estadía y aprovechar de estar con los amigos y que el enano disfrutara con sus dos amiguitos del jardín.
Llegamos y nos dejaron en el centro de Pucón. El enano feliz, mientras yo pensaba : "Y ahora adónde me voy con maletas, cansancio y enano??!!!". En ese instante Guillermo -el novio- me llama y me dice que está en un café, a dos cuadras de donde estamos con el enano, asique super (todo estaba bien).
Bueno en el café estuvimos con 20 personas distintas, que llegaban y se iban, mientras el enano y yo seguíamos esperando a que mi amiga nos pasara a buscar (ella estaba con sus hijos cosechando papas).

El enano estaba muy cansado y decidimos caminar, cuando justo aparece mi amiga y nos fuimos con ella...qué alegría!!!! por fín.

Llegamos y disfrutamos viendo a los niños jugar y entretenerse con palitos, rocas, tierra y lo que pillaran en el jardín.

Mónica (esta amiga) estaba embarazada con 8 meses y digo estaba, porque el día siguiente al que nos fuimos de Pucón, nació Vicente... será que nos quería conocer?!

El lunes mi enanito fue al jardín de sus amigos, un impulso Waldorf que está en pañales, pero que tiene mucho corazón y ganas. Ví a los niños en la sala, junto a la chimenea y sentía una ganas enormes de acercárme y estar con los niños, de jugar con ellos, ganas de ser digna de imitar en las labores diarias de un jardín Waldorf.

Ufff... bueno este viaje reafirmó mis impulsos más profundos de ser maestra Waldorf. Ahora me toca comenzar a buscar gente realmente interesada en el Seminario de Antroposofía y hacer un poco de presión para que el próximo año o este se comience con uno.
Mientras yo sigo estudiado y trabajando (estudiándome y trabajándome), para lograr este hermoso camino que quiero seguir.
Bueno del matrimonio escribiré en un próximo post, porque esa parte del viaje fue un tanto más sórdido...

See you next post

1 Comments:

At 11:23 a.m., Blogger Turca said...

Qué linda misión: "ser digna de imitar en las labores diarias de un jardín Waldorf."
Te felicito, de todo corazón!
Qué se cumpla tu hermoso deseo!!!
Besossssss.

 

Publicar un comentario

<< Home

Lilypie Kids Birthday tickers