martes, abril 10, 2007

Los tres primeros septenios fundamentales de la Antroposofía

Rudolf Steiner al hablar del desarrollo de una vida humana, se expresaba a través de los septenios de esta vida. Desde que nacemos hasta que nuestra muerte, vivimos dentro un septenio o "etapa", la que contiene o nos lleva a una serie de desarrollos físicos, mentales y espirituales.
Antes de hablarle un poco de esto y de cómo yo lo entiendo- porque pueden existir muchos errores o detalles que se me van- les quiero explicar un poco sobre la cosmovisión que tiene la Antroposofía del hombre, ya que a través de este entendimiento comprederemos mejor los septenios.

El hombre a través de la Antroposofía está conformado por cuatro cuerpos:
-Cuerpo físico
Lo visible y conocido. Que tiene que ver la voluntad (hacer). Reino mineral. Extremidades
-Cuerpo etérico o vital
Le da vida al cuerpo físico. Que tiene que ver con el sentir. Reino vegetal. Torax
-Cuerpo astral o cuerpo de sensaciones
Tiene que ver con el pensar. Reino animal. Cabeza
-Yo o individualidad
Es lo que nos hace distintos a todos, únicos

A partir de estos tres cuerpos- propios del hombre- se entienden los primeros tres septenios.

Primer Septenio: (desde en nacimiento, hasta los 7 años -coincide con el cambio de dientes)
En esta etapa el niño conforma y consolida su cuerpo físico, el cual está completo.
Es un período de "ajuste" a su nuevo estado físico, ya que el niño viene de un estado espirutial completo. De ahí la importancia de rodearlos de materiales naturales: fibras de puro algodón, juguetes de madera, leche materna y en especial mucha piel, mucho cariño, mucho calor. Al nacer necesitan seguir conectados con esta espiritualidad y lo logran a través de materiales naturales y del sueño, el dormir es importantísimo, porque se reconectan.
También en esta etapa es fundamental no presionarlos. Evitar enseñarles juegos mecánicos, con instrucciones largas y tediosas, debemos hacer las cosas con ellos o mostrarles nosotros como se hacen las cosas.
-Si quieres que se ponga un chaleco, mostrarle tú poniéndote un chaleco.
-Si quieres que te ayude a poner la mesa, que te vea poniéndola y dejarlo, no presionarlo que se le puede caer esto o lo otro, hay que dejarlos si se cae algo no importa!
-Si quieres que no tome Coca-Cola porque es mala!. No tomes tú frente a él. Y así una serie de cosas más.
Hay que tener super claro que en esta etapa los niños aprenden IMITANDO. Todo lo que ven lo imitan y eso es muy bueno, no hay que coartarles ese acto innato de imitar a la mamá barriendo, aunque sea "niño y no niña" y "no deba" hacer esas cosas.
Otro tema fundamental es que no hay que dejarlos decidir nada!. Es un proceso de intelectualización muy potente el darle varias opciones y eso no es lo mejor en esta etapa. Hay que decidir todo por ellos y explicarles:
-Hoy te vas a poner esta polera porque la mamá te la escogió
-Nunca decirles: "Quieres el pantalón rojo o verde", porque aunque sea un detalle es un gran desafío para el niño. Debe concentrase e intelectualizar su deseo.

En la Antroposofía y la educación Waldorf no se trata de dejar a los niños en libertad/libertinaje plena, se trata de enseñarles a los niños con amor (calor), pero con un amor con reglas claras, con rituales, con ritmo...Un niño que sabe sus rutinas, es un niño seguro de si mismo. Los ritmos son muy importantes, levantarse a cierta hora, desayunar a otra, el almuerzo y así. No se trata de andar con el reloj en la mano, pero sí de tener un cierto orden en sus rutinas cotidianas.

Uffff, me falta tanto de esta etapa (es que mi hijo está en este septenio, Se nota!!! no?).
En un próximo post les hablaré de lo que yo sé y entiendo del segundo septenio y más detalles de este primer septenio.
Bueno los dejo con un ejemplo muy clarificador de lo que vive un niño en un primer septenio.

-A nosotros como adultos nos platean una idea y nosotros qué hacemos:
1.-Pensamos si esta idea nos atrae o nos interesa.
2.-Luego decimos nos gusta o queremos (sentimos) concretar esta idea.
3.-Y por último llevamos a cabo la idea, lo hacemos.

Nuestra secuencia es Pensar, sentir y hacer.

Un niño hace una secuencia opuesta a la nuetra:
1.-El niño ve que hay una ronda y se incorpora a la ronda, o sea hace.
2.-Luego haciendo esta ronda se da cuenta que quiere seguir en la ronda, o sea sienten
3.-Y luego piensa que le gustó y que le encantan las rondas.

La secuencia de un niño es Hacer, sentir, pensar.

Ven así de simple. No intectualicemos a nuestros niños!
See you next post...


*Para más info vean el sitio de la editorial Antroposófica en Baires, Argentina

14 Comments:

At 2:27 p. m., Blogger Irantzu said...

Me dejaste plop con lo de no hacerlos decidir... mi hijo 83 años) me cuelga si no lo dejo decidir o si le doy un argumento tde tan poco peso como "porque mamá lo decidió así"... yo lo dejo decidir todo lo que puede y quiere.... es decir, yo elijo ponerle equis pantalón, pero si él me dice "nooo, yo quiero el azul!!!", entonces ok, media vuelta y le pongo el azul... ¿a ver quien es la valiente que se va a poner a discutirle: "no, mamá escogió el café para hoy, tú no decidas nada"? :lol:
Supongo que hay casos y casos... como te digo, yo lo dejo escoger un montón de cosas que son del tipo "irrelevantes" y en las que muestra interés... no le pregunto "¿quieres almorzar?" o "a que hora te quieres ir a dormir?", esas son cosas que decido yo, y se cumplen (con cierto margnen de flexibilidad, claro)... de hecho, yo siempre decidía todo hasta que él empezó solo a decir "nooo, quiero esto otro mejor"... entonces ok, empezó a decidir cosas... mal que mal, tb. es persona y tiene sus gustos y ganas, me extrañó mucho que don Steiner diga que no es bueno que elijan... supongo que estimularlo a decidir cosas cuando él no ha mostrado interés es innecesario... pero si se da naturalmente, ¿por qué no?
Ojalá sigas contando más cosas! :)

 
At 2:27 p. m., Blogger Irantzu said...

Mi hijo tiene 3 año! No 83! ;-)

 
At 2:57 p. m., Blogger Turca said...

Muy bueno el artículo! Te sigo leyendo.
Besossssssssssssssssssssssssss.

 
At 2:52 p. m., Anonymous Anónimo said...

Nunca había escuchado este tema. Dónde puedo comprar libros de este autor?.
Vas a seguir posteando sobre estas teorías?.
Seguiré leyéndote.

 
At 6:17 p. m., Anonymous Anónimo said...

Hola, como Irantzu, creo que es fundamental dar espacios de libertad y autonomía a nuestros hijos. Decidir todo por ellos, me parece algo invalidante y creo que el que decidan en pequeñas cosas, estimula en ellos su autoestima y se sienten escuchados y respetados.
Nuestros hijos son seres que desean, no solo hacen lo que se les ordena, creo que las pequeñas desiciones los conectan de un modo integral en el hacer, desear y pensar, lo que los ayuda al momento de sociabilizar y tomar deciciones con otros niños que recibieron una formación diferente.
Los hijos son personas independientes, no extensiones nuestras.
Es mi opinión, a mi tambien me sorprende mucho lo que plantea Steiner.
Saludos, ojalá sigas escribiendo del tema, es muy interesante.

 
At 10:20 a. m., Blogger María José Vásquez said...

Anónimo:
A Irantzu le respondí personalmente en su blog este comentario, pero como firmaste de manera anónima, te respondo acá.
Te puedo decir que lo que se plantea sobre las desiciones no es algo intransigente (no es porque si). Tampoco se trata de no darles espacio a elecciones. Si tu hijo un día quiere ponerse tal pantalón o hacer tal cosa, no es que debas decirle que no y hacer lo que tú quieras hacer, se trata de no ponerlos frente a la espada y la pared con alguna desición. Para un niño pequeño (hasta los 6-7 años)es muy complejo tomar una opción y desechar la otra. Lo que no es complejo para ellos es naturalmente elegir algo, porque no hay varias opciones, sólo le nació hcaer o ponerse tal cosa.
Me entiendes?

Me llama la atención que esta parte de la nota haya generado este rechazo, creo que me expresé mal.
Nada en la Antroposofía y en el método Waldorf se impone, NADA.
Estas son ideas que yo leo, que escucho de las tías del jardín de mi hijo y que me parecen buenas.
Espero que ahora te quede más claro este punto.
See you next post...

 
At 12:23 p. m., Anonymous Anónimo said...

sí, me queda más claro. desde cualquier línea de pensamiento, sea la antroposofía, la filosofía, la sicología, cualquier elección entre la espada y la parded atenta contra la libertad.
(no tengo blog, por eso el anónimo)
saludos!

 
At 4:47 p. m., Anonymous rg said...

Olá amiga distante,

Soy un profesor Waldorf (nacido en Portugal, creado en Brasil) ahora desde 1975 en Alemania.

Mi castellano es muy improvizado, mas queria te decir que me impresionó bastante tu aprofundamiento de la materia "Septénios" de la Antroposofia.

Quiçás teremos en el futuro más una educadora Waldorf?

Abrazos
Raul
guerreiro@t-online.de

 
At 10:55 p. m., Anonymous Anónimo said...

Hola: muy interesante tu interpretacíon sobre le tema. Me ayuda a comprender mejor. Te quería preguntar sobre el tema de los ritmos y rituales diarios. Yo tengo un bebe de año y medio, y me cuesta organizar y seguir un ritmo. Tenés algo para aportarme sobre esto.

 
At 4:17 p. m., Blogger Espina Dorsal said...

Hola anónimo,
Mándame un correo para poder responderte!
Saludos!

 
At 11:01 p. m., Anonymous Anónimo said...

Por el tema de los ritmos y rituales. Te envio el mail: sofiseverini@gmail.com

 
At 12:31 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hola.
Me estoy informando sobre la pedagogía ya que este año nuestro hijo de 3 años empezo jardín en una escuela Waldorf.
Me cuesta entender el tema de la desición escrito en el artículo.
Considero que por mas edad que tenga es un individuo con sus propios deseos.
No le doy la elección de que elija comida chatarra o comida sana porque son dos cosas completamente diferentes pero si le ofrezco pure de papa o batata. Capaz es un tema en la antroposofía que no llego a comprender o saber el porqué.
Estoy muy de acuerdo con que los niños aprenden por imitación. Un ejemplo jamas le dijimos que diga "gracias" en alguna situacion de la vida, hoy él lo dice por su cuenta.
Con respecto al ejemplo Pensar Sentir,Hacer publicado creo que uno es abstracto y otro concreto. El primero se base en una idea algo todavia no realizado y el otro en un juego ya concretado, seria diferente si se plantea vamos a hacer un ronda, en ese caso el orden seria Pensar Hacer Sentir.
Sldos Diego Bs As

 
At 9:12 a. m., Blogger Espina Dorsal said...

Diego,

Lamentablemente no dejaste ninguna forma de contactarte. Lo hago a través de este comentario.
El tema de la decisión es complejo, porque en un mundo donde el ser individuo impera por sobre muchísimas otras cosas, es complejo comprender que para un niño pequeño el tener dos o más opciones es un peso enorme… porqué dirás tú...porque cuando un niño elije una opción está descartando la otra y cómo lo hace? sin duda este proceso implica que el niño deba intelectualizar su elección.
Cuando le das a elegir el niño debe cambiar su secuencia natural de hacer, sentir, pensar y debe darlo vuelta (como lo hace un adulto) a pensar qué elección desea, luego sentir y finalmente hacer, ¿me entiendes?.
Los dos ejemplos sobre el pensar son bastante distintos, es cierto. Pero llevemos la idea de la ronda a un adulto:
Un adulto ve una ronda y qué hace…Piensa si le agradaría incorporarse, luego siente (incluso rememora) y finalmente hace. Te imaginas a un adulto unirse a una acción o actividad sin antes pensarla y sentirla?. A menos que sea un adulto puramente sanguíneo (que es el temperamento que reina en el primer septenio).

 
At 3:28 p. m., Blogger Espina Dorsal said...

Prueba

 

Publicar un comentario

<< Home

Lilypie Kids Birthday tickers