viernes, agosto 03, 2007

Camino a una alimentación consciente

Encontré un sitio de terapeutas Antroposóficos, se llama "Yohanan", en este lugar existen una serie de artículos interesantes, además sale información de seminarios, cursos y talleres, pero lamentablemente están un poco desactualizados.
Tomé el artículo sobre alimentación consciente -que por lo que me dijeron en Yohanan- es un trabajo de Carina Vaca Zeller (doctora antropósofa).
En este artículo se plantean una serie de observaciones que deben ser consideradas a la hora de poner en nuestra mesa los mejores alimentos, ya sean para nosotros como para nuestros hijos.
El ritmo es un tema importante para todos los seres vivos y la antroposofía pone bastante énfasis en esta área. Para ejemplificar esta idea de los ritmos, se puede decir que existen ritmos naturales que los seres seguimos de manera inconsciente, como las estaciones, el día y la noche, el ritmo respiratorio y cardíaco, etc.
Este mismo ritmo debemos seguir en nuestra alimentación, especialmente cuando hablamos de niños, ellos deben tener un ritmo regular (como ya lo he dicho antes, estos hábitos dan resultados notables en los niños más pequeños). Carina Vaca Zeller nos dice "todo lo que es rítmico fortalece y sana. Todo lo arrítmico debilita y enferma".
El texto de Vaca Zeller es bastante específico y ahondatorio en la parte espiritual de la alimentación, explicando cómo actúan las fuerzas etéricas, astrales y físicas en la digestión y cómo el YO es una parte fundamental de TODO. Ya lo he mencionado antes, pero esta es parte fundamental de la Antroposofía y una de las partes complejas a mi juicio, por lo que debemos verlo con detención más adelante.
Por ahora nos quedaremos con las partes de este texto que hablan de alimentación y de la parte más materialista de todo este proceso.
La cabeza humana requiere de muchos minerales para su correcto funcionamiento. Es por eso que debemos comer alimentos que contengan altos niveles de minerales, éstos se encuentran fuertemente en las raíces, tales como la zanahoria y la betarraga. Estas raíces "llevan las fuerzas del color, la luz, el aroma y la sustancia, uno ve las fuerzas de la flor y el fruto gobernando la raíz".
"Cada vez que uno quiera estimular las fuerzas de la cabeza de un niño/a, es necesario darle raíz. Ejemplos de niños con fuerzas cefálicas débiles: cabeza grande, somnolientos que necesitan despertar, con problemas de concentración, déficit atencional", comenta Carina.
La papa debe tener una segunda observación, se podría decir que pertenece al área de las raíces porque crece bajo tierra, pero es tubérculo, lo que nos dice que es un tallo ensanchado, no una raíz. La papa no tiene el efecto vigorizante de la raíz, todo lo contrario.
"Además la papa pertenece a la familia de las solanáceas (como el tomate, pimentón, berenjena, flores de belladona), que tienen pequeñas cantidades de solanina, que es una sustancia que se esconde de la luz del sol y tiende a formar venenos".
En niños tristes, asmáticos o con problemas respiratorios, bronquiales o torácicos, lo ideal es darles ensaladas de hojas crudas. Con las hojas se fortalecen el corazón (ritmo) y los pulmones. Las plantas y vegetales respiran a través de las hojas, por eso es de gran ayuda comer esta parte del vegetal para fortaleces estas áreas.
La fruta y flor fortalecen la voluntad (zona de las extremidades y abdomen). Son ideales para todo niño, pero en especial para niños delgados, pálidos, sin apetito, desvitalizados, de cabeza chica, con poca voluntad.

Los cereales integrales requieren una detención especial, porque en ellos según Carina Vaza Zeller, están contenidos las fuerzas de la raíz, de la hoja y del fruto. Se aluden los 7 cereales que en un post anterior les mencionaba: trigo, avena, arroz, mijo (pelado), maíz, cebada y centeno. Y ella agrega un cereal típico de Sudamérica: la quínoa.

AVENA: Ideal para niños con falta de impulsos. Lo niños coléricos deben comer avena con mucha moderación.
ARROZ: Es un cereal armonizante, ideal para niños flemáticos. Es recomendable agregarle condimentos que lo aromaticen y por ende lo aterricen un poco. Cocer sin sal porque la cáscara se endurece demasiado, mejor ponerle sal después de estar cocido. El arroz integral debe ser entregado con moderación a niños sanguíneos (no todos los días).
MAIZ: Aunque se esconda bajo las hojas, es un cereal que recibe mucha luz de sol. Hay que tener cuidado con los niños que tengan personalidades ligadas a lo triste, ya que el maíz tiene la característica de crecer encerrado, ensimismado y el mismo efecto genera al ingerirlo. Por lo mismo es bueno en niños demasiado extrovertidos.
MIJO: A mi juicio el mejor de todos los cereales mencionados. Es un primo de la quínoa, pero no es típico de Sudamérica, es de Europa. El mijo actúa contra la rigidización, por lo que es ideal para niños melancólicos, los que suelen ser un poco rígidos interior y exteriormente.

El pan blanco no es recomendable para nada, ya que la harina blanca "ha sido despojada de la vitamina B, oligoelementos y minerales, además del importantísimo germen de trigo". Lo mejor es comer pan integral de CEBADA, CENTENO, semillas.
Bueno lo dejamos ahí por ahora, después seguimos.
See you next post...

3 Comments:

At 9:13 a.m., Blogger Pinkerton said...

Teniendo apellido Vaca es poco probable que apele al consumo de carne vacuna.
Y es de las cosas más notables de la medicina alternativa que uno puede leer. Normalmente estas pseudoiciencias intentan tener algún asidero científico, pero aquí nada, excepto volver al anacronismo de Empédocles de Agrigento y los 4 humores que alguna vez la medicina premedieval ocupó.
Mientras me como un asado de tira pensaré como poder optimizar estas teorías.

 
At 7:34 p.m., Blogger Turca said...

Muy buena info... gracias!

Besossss.

 
At 6:40 p.m., Blogger Irantzu said...

A mí estos temas me dan "miedo" pero por otro trato de no obsesionarme...porque gente como mi hermano creció sin comer frutas ni verduras y es el más sano de todos...
Nosotros somos vegetarianos, y mi hijo come más o menos... no sé cocinar muy bien y además el resto de la familia no está dispuesta a comer lentejas, budín de acelga y esas cosas (que a mó siempre me han encantado)... entonces se hace lo que se puede!

 

Publicar un comentario

<< Home

Lilypie Kids Birthday tickers